<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=270060846955571&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Comprender al turista

El principal sector de la economía española, el turismo parece que está sufriendo lo que muchos expertos llaman `La tormenta perfecta´. El descenso de la conectividad, el brexit´, la incertidumbre de la situación política española, el comienzo de la desaceleración económica en Europa no ayuda a la consolidación comercial de los destinos de sol y playa de España. Por ello, comprender al turista y adaptar la oferta en relación a la comprensión es necesaria, esto se puede hacer mediante la tecnología. Los síntomas de estancamiento empiezan ya a notarse en el sector turístico: descenso de la calidad de la clientela del destino, caídas espectaculares en la ocupación de hoteles, bares, restaurantes y ocio, es ya un hecho.



¿Qué se puede hacer para paliar la caída? Los actores del turismo en España está buscando, por un lado, las vías para desestacionalizar el turismo. Lograr que el turismo se reparta a lo largo del año; no sólo verano o Semana Santa. Por otro lado, están interesados en activar recursos turísticos y patrimoniales: castillos, conventos, museos, folklore.. que atraigan a nuevos turistas. El fin es complementar la oferta tradicional de sol, playa y paella desarrollando otro tipo de recursos. Estas dos vías favorecerán el incremento de la recepción de turistas. O, combatir la influencia de países competidores: Grecia, Turquía, Túnez, Egipto… Implementar iniciativas estratégicas que requieren comprender mejor los factores motivadores como por ejemplo: situación laboral o económica (jubilado o primer empleo), situación sentimental (recién casados, familia con los hijos), origen o mercado de procedencia, intereses (escalada, esquí, vela, …), la personalidad (aventurero, mundano, conservador, extrovertido…)



¿Qué aporta las nuevas tecnologías? La tecnología de Neodata permite extraer los datos a partir de las inversiones digitales de los actores (viajeros, turistas, etc): sitios web, aplicaciones móviles, inversión en publicidad etc. Asimismo, en el caso de la acción publicitaria institucional, proporciona ahorros sustanciales, y la creación de conocimiento sobre el turista del que no disponen. Hoy en día ese conocimiento se queda en manos de las redes sociales o de los gigantes tecnológicos que lo usan de manera indiferenciada con sus clientes: las mismas audiencias se emplean para la Hostelería que para la Restauración. Por lo que los resultados van a satisfacer muy poco.

“In God we trust. All others must bring data”

W. Edwards Deming